El viaje de ida de Bélgica a Croacia, primera parada; el pueblo de Vid

El viaje de ida de Bélgica a Croacia, primera parada; el pueblo de Vid

Resumen y enlaces de todo el recorrido Bélgica y Croacia

 

 

Habíamos pensado salir de casa en la noche para que los niños durmieran un poco más, pero nos recomendaron atravesar las fronteras entre Alemania y Austria en la madrugada para no hacer filas, pues había hasta tres horas de espera para llegar a Croacia.

 

Salimos a las 16h30 de casa y Bélgica fue fácil, los niños contentos y emocionados, tabletas listas; todos bien acomodados, maletas y vámonos…ya entrando a Alemania, empezó a llover a cántaros; Bélgica inundada en algunas partes hasta con 2 metros de agua…uffff de la que nos salvamos.

 

Alemania y sus carreteras, mejor cerrar los ojos, pues efectivamente en tramos de la carretera no hay límite de velocidad y solo ves una mancha pasar jajajaja pero lo divertido (no para el que conduce), es que 2 kilómetros sin limite de velocidad, luego pasan a 130 km/h, de ahí un pequeño tramo para pasar a 60 km/h y así toda la carretera.

 

Finalmente tuvimos un buen camino; Entre Austria y Eslovenia no hubo retenes ni nada, y la verdad por ahí de las 5h00 me dormí un rato. Llegamos a Croacia, había una fila inmensa, policías por todos lados revisando papeles, para después volverlos a presentar con la prueba del bicho de los niños y pasaporte de vacuna europeo.

 

A saber, que Croacia es parte de la Comunidad Europea, pero no tiene euros; su moneda es la kuna,equivalente a 7.5 kunas por euros más o menos, si pagan con tarjeta de débito hay un cargo extra, así que son algunos puntos para considerar, las carreteras son de paga y hasta te sellan el pasaporte como hace años, esa parte fue la que más me gustó, me recordaba cuando juntábamos los sellos en los pasaportes pasando por los diferentes países antes de que se hiciera la Unión Europea (eso me hace también sentir algo vieja jajaja).

 

Ahora sí Croacia, llegamos a las 9h40 y ya teníamos 25 grados, tuvimos que atravesar prácticamente todo el país (400 km más o menos) y ya para estas alturas todos queríamos llegar.

 

Tener en cuenta algunas cosas por si viajan con niños:

 

Qué estén cómodos, por supuesto, agua y comida para el camino. En el caso de la comida nos paramos en un McDonalds en Alemania, y déjenme decirles que lo único que tenía sentido eran las papas fritas, lo demás, una simple hamburguesa, tienen condimentos que no se asemejan en nada a lo que por lo menos nosotros estamos acostumbrados.

Así que, en cuestión de comida, vayan por lo seguro en cualquiera de estos países, sobre todo si es en la carretera o de paso.

 

Visitas por Croacia:

 

Nuestra primera parada fue Vid un pequeño pueblo en las afueras de Metkovic; donde lo más interesante son las ruinas de la ciudad de la Antigua Roma y algunas otras actividades en lugares aledaños, aquí estuvimos unos días. No es un lugar muy visitado por turistas pues todos prefieren sus hermosas playas del mar Adriático.

 

¿Por qué decidimos quedarnos aquí?

 

La verdad es que este viaje se había propuesto hace muchos meses, antes de toda la alarma sanitaria, la idea era visitar Croacia con la comunidad religiosa de el asilo al que solemos visitar cuando se puede.

 

Nos quedamos en un hotel pequeño House Djudja i Mate  frente a un río en donde se puede pasear en un arquito o bien comer a las orillas de este en el mismo hotel (paseo y cantos croatas).

También estuvimos acompañados de la familia de la Madre superiora del asilo; la calidez de los lugareños es increíble, acostumbrados al frío de las personas en Bélgica, una se siente en familia casi inmediatamente.

 

Ahora bien, si viajan con niños lo mejor para estar en esta parte del país es tener coche o rentar uno; las visitas por excelencia son las playas por supuesto, hay muchas, pero las más amigables para los niños, donde el mar es tranquilo y no hay mucha gente son las de Ploče situadas en la costa del Mar Adríatico; una donde en algunos lugares se puede estar a la sombra de los pinos y no hay arena sino piedras. En el caso de las playas es mejor ir muy temprano o ya en la tarde por el calor, llegamos hasta 37 grados en esos días.

Otra de las playas que visitamos fue la de Ploče en la misma costa, un poco más alejada (30 minutos en coche) y donde sí hay arena, pero el mar es muy tranquilo, limpio y baja profundidad. Se pueden ver peces, erizos de mar y una infinidad de cangrejos.

 

***Las playas que visitamos fueron por cortesía de la familia en donde estuvimos, una ventaja de vivir algunos días con ellos y que nos llevaron a lugares poco turísticos y mucho más íntimos que de haber hecho el viaje en grupo jamás las hubiéramos conocido.

 

 

Nosotros pasamos entre Vid y Bosnia varias veces para ir a algunos lugares más divertidos para los niños, sin hablar de la familia que nos acogió y nos enseñó desde algunas palabras simples para comunicar, hasta degustaciones de platillos típicos de la región.

En Bosnia, hay que pasar por la frontera y esta no es parte de la comunidad Europea, así que hay que tener en cuenta que la moneda no es la misma, el ingreso al país es un poco más latoso y te lo hacen más difícil si no vienes acompañado de personas del lugar.

 

Fuera de eso, estuvimos en otra casa (en Bosnia) donde nos hicieron un platillo típico, que se hace en una especie de horno exterior y el plato se cubre con brasas hasta que se cuece con el mismo jugo de la carne y vegetales, dándole mucho sabor a los guisados.

 

preparación de platillo

 

En Bosnia también visitamos el puente de Mostar patrimonio de la humanidad y uno de los monumentos más famoso de la antigua Yugoslavia. Este lugar tiene un paisaje hermoso, pero es un pueblito mucho más turístico y con muchos gitanos; nosotros solo pasamos un par de horas aquí, visitando los barrios de alrededor y los mercados.

 

Otra de las atracciones, que les encantaron a los niños fueron las cascadas de Kravica, también en Bosnia, se puede nadar un poco, hay servicios de restaurante y es un lugar muy tranquilo para pasar la tarde. Tampoco nos tocó mucha gente así que pudimos disfrutar del lugar.

Al final de nuestra estancia en Vid, fuimos a Dubrovnik que amerita pasar un par de días para poder disfrutar y ver todo su encanto… (Aquí pueden seguir leyendo sobre nuestra visita)Dubrovnik, Game Of Thrones, y visita especial por parte de la madre provincial merece un post aparte. Es un lugar increíble, aunque muy turístico.

 

Y el último día que estuvimos en Vid fuimos rápidamente a ver la iglesia de la Virgen de Medjugorje,aquí solo nos quedamos una hora, tal vez un poco más y solamente por una historia familiar, en la que mi abuela en el 85, fue a poner una foto de mi hermano. Ella sí hizo el recorrido completo, nosotros nos conformamos con pasear por el pueblo, ver la iglesia y regresar a la cena que nos han hecho de despedida.

 

 

 

Esta solamente fue la primera parte del viaje, pero aquí pueden seguir la ruta que hicimos, así como los lugares que visitamos en estos 15 días, con más de 5000 kilómetros en auto.

 

 

 

 

 

 

giovanna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.