Pues sí, pensaba que se me escapaba esa, y no, para nada, al contrario, creo que ha tomado fuerza como una bola de nieve; ¿será que copia y aprende de la hermana?

No lo sé, pero lo que sí es seguro es que a pesar de que es un niño en general contento y con una sonrisa cautivadora nos la hace ver de vez en cuando de todos los colores.

 

¿Recuerdan la lista de  “Nunca jamás lo voy a hacer” pues esta sigue aumentando y claro que cada vez aprendo y puedo asegurar que, aunque un niño crezca en un entorno “normal” nadie se escapa de esos terribles dos que una pensaría que está lidiando con ataques de un adolescente en el cuerpo de un lindo bebé.

 

La escuela, este es su primer año y en general le gusta, pero a la vez creo que va aprendiendo que no solo con su sonrisa de ángel puede hacer lo que se le antoje, al contrario, hay reglas y normas así que a la vez imagino que guarda toda esa energía contenida durante el día para descubrir y hacer de las suyas; hasta llegar a casa o casa del abuelo; que déjenme decirles que tiene una santa paciencia, para dejarla escapar a mil por hora….

Por darle algunos ejemplos; el otro día le pidió al abuelo para comer uno de esos quesos en triángulo, y en menos de dos segundo, en lo que el abuelo se daba la vuelta, ya había hecho una bellísima pintura abstracta con su pie por todo el suelo…..otra de tantas en cuanto a la comida es que le encanta el yogurt, así que generalmente en la tarde se come uno o dos, esta vez el segundo solamente se comió una sola cucharada para después decir: para el perro….odio que se desperdicie la comida, y bueno con dos niños en casa generalmente hay restos de cuanta cosa les prepare o mande a la escuela. Otra de tantas es verlo escalar los muebles o hacerle al malabarista en alguna silla, más de varias me ha sacado un buen susto, aun así no sé cómo se le ocurre eso y claro que su hermana mayor, como ya es “grande” y cuida a su hermano menor, en cuanto llego me pasa todas las facturas del hermano.

 

¿Marek? Pues nada, simplemente experimenta y reta a la paciencia de quienes se encuentran alrededor, si no le quita las cosas a la hermana simplemente porque sí, le pega pasando, o bien mientras ven la tele se pone en frente para no dejarla ver y cosas por el estilo….pero de esto ya sabrán muchas pues es casi normal a su edad.

 

Lo que sí tengo que admitir es que fácilmente se sale con la suya, pues en general todo el mundo le deja ya que es muy cariñoso y sonriente, pero también cuando está contrariado es una bomba de tiempo que si estalla no sabes como de una pequeña cosita de su tamaño puede hacer temblar a la casa.

 

En ocasiones (más de varias) pensé que ya estaba bien equipada para el segundo, pero es todo lo contrario pues si la primera fue toda una experiencia de primeriza, con el segundo me decía continuamente “esta ya me la sé” y supuestamente ya estaba preparada.

 

¿Será cosa de niños? ¿los niños son más intensos? Creo que no, que simplemente es otro carácter y como bien dicen, lo que no se le ocurre a uno se le ocurre al otro, y a dúo, ni les digo en que termina.

Mi manera de tratar de aplacar esa sobre carga de energía es jugar con ellos en medida de lo posible, de estar cerca de ellos cuando estoy y me lo permiten, pues ¿Cuántas veces no les ha pasado que hacen alguna manualidad y esperan con ansias a que lleguen y simplemente están cansados o no están de humor? Así que ya no me estreso, les pregunto y preparamos alguna cosa por hacer entre los tres, y si el papá está en casa entre los cuatro.

 

También le explico por qué no está bien que haga esas cosas, trato de ponerme en su lugar desde cierto punto, decirle los porqués, las consecuencias, etc….también les invento canciones para hacerlo más lúdico pero de igual manera depende del momento pues en un instante puede pasar de “felicidad máxima” al “grito y desastre”….Como por ejemplo cuando juegan y dejan las cosas por todas partes, les canto: “A sacar y jugar para luego ir a guardar” por decir algo y según el momento e inspiración en el instante, pero déjenme decirles que me ha resultado.

 

¿Pero esto es para siempre? En ocasiones pienso que sí, con mi hija por ejemplo, pues mientras estás en el run run de la vida ni te das cuenta con qué rapidez pasan por tantas etapas y no hay que subestimarlos pues si uno piensa que no entienden nada y que son cosas de niños, no llegamos a comprender lo informados que están de su entorno, aunque no sepan expresarlo o no quieran compartirlo.

 

Si algo tengo que decir a su favor, es que es el niño más cariñoso, se te avienta a besos con una sonrisa que le ilumina, le encanta el contacto, es decir que lo cargues que te tenga próxima a él, a diferencia de su hermana que es más difícil y sobre todo que hay que ganártela.

Me río de todas sus travesuras e ideas que sacan de pronto, pero al final del día son esos pequeños detalles que nos dicen lo grandes que son y que no te das cuenta solamente hasta que ya estás en medio del torbellino que es la maternidad.

 

También me ha pasado que al tener dos, que se llevan tan poco, pero que a la vez están en procesos distintos, llegamos a tratarlos como pequeños adultos, y no lo son, son simplemente niños tratando de aprender del mundo.

 

¿ustedes como manejan los terribles dos? ¿qué ha sido lo más divertido que han hecho? ¿lo peor? ¿una se puede preparar para los terribles 2? ¿los niños son más intensos que las niñas?

 

¡Gracias por compartir sus anécdotas y hacer de este blog cada vez más grande!

Share This:

octubre 18, 2017

Los terribles dos y tener una hermana de cuatro

Pues sí, pensaba que se me escapaba esa, y no, para nada, al contrario, creo que ha tomado fuerza como una bola de nieve; ¿será que copia y aprende de la hermana? No lo sé, pero lo que sí es seguro es que a pesar de que es un niño […]