Se habla mucho de nosotras como madre o padre y la conciliación, pero existe también la contraparte y esta es de los pequeños.

Aun estando en casa y con un tratamiento bastante pasado desde hace tiempo, no podría decir que disfruto al 100% de mis hijos; por otro lado el papá trabaja y estudia, lo que hace más difícil la convivencia con los pequeños y como ellos lo extrañan de manera fenomenal; también ellos sienten ese hueco que les deja no ver al papá y al mismo tiempo, ver a los hijos unos minutos antes de irse a las escuelas y con un poco de suerte los fines de semana saturados de miles de cosa por hacer, no es lo que uno planea cuando es padre.

¿Pero que hay de los pequeños? ¿De que manera concilian estos espacios entre la escuela y sus papás?

Me llegó la idea después de escuchar la conversación de mi hija mayor con casi cuatro años y su papá el pasado fin de semana.

Mi hija le preguntaba que por qué trabajaba tanto y además estudiaba; a lo que su padre con una cara de asombro a tal cuestionamiento salido de la nada le dijo que al igual que su maestra, que su trabajo era enseñar y ocuparse de los niños él de cierta manera debía de proteger y ocuparse de los ancianos (gente más, mucho más grande que tú le dijo); y que estudiaba para hacer las cosas mejor, pero que no era para siempre, en un tiempo solo trabajaría y podría pasar más tiempo con ella.

Ella se le quedó mirando como tratando de analizar la cara de su papá y atenerse a las respuestas sin poder sacar un poco de más tiempo con él para irse a dormir y así regresar al círculo de la semana.

 

Ellos lo resienten de igual manera que nosotros y las explicaciones no son tan fáciles y bastas para hacerles entender que hay un mundo allá afuera que de alguna manera hace que la vida dentro de la casa sea de la manera que es.

 

Me partió el corazón, pues la mayoría de las veces mi hija antes de dormir pregunta si su papá llegará tarde o si ya es fin de semana para jugar con él; ante esto solo puedo decirle faltan 1,2,3 dodós (noches/dormir) y ya estará papá en casa, ¿Qué te gustaría hacer el fin de semana? O le voy cambiando el tema para no entrar en tanto detalle.

Y que decir del pequeño que a penas ve el coche del papá sale disparado buscándolo en la casa y gritando “Papáaaaaaaaa” a todo pulmón; también le hace falta….

 

En realidad si contamos las horas que estamos con ellos no son demasiadas, por ejemplo aquí en Bélgica la escuela empieza a las 8h30 y termina a las 15h00, excepto los miércoles que acaban a las 12. De ahí mi hija tiene como actividad extra escolar la gimnasia los sábados; y si tomamos en cuenta que se despiertan (los dos) a eso de las 6h00 y se duermen entre 19h30 y 20h00 durante la semana no hay mucho tiempo con ellos y aún así no logramos más que verlos algunas horas (para mi las más difíciles en cuanto a convivencia) pues están cansados, tienen hambre, el baño, la cena, el libro, la canción y terminamos el día. El fin de semana es otra cosa pero por más que queramos compensar la falta de tiempo en la semana siempre termina en un carnaval de quehaceres y dos padres cansados que no dan para más y así en un círculo vicioso.

 

Por eso los días que podemos cenar juntos, o tomar el desayuno sin apuros u organizar una fiesta de la nada es lo mejor que nos puede pasar; no se necesitan grandes ocasiones pero si la presencia y eso no se compra con idas al parque o con un helado de más….Mi hija a su temprana edad trata de descifrar la falta de tiempo de su padre y al igual que ella su papá llega corriendo para verla por lo menos unos minutos antes de dormir o simplemente arroparla.

El pequeño es más fácil pero ya con casi dos años también pregunta mucho señalando el coche si papá está y buscándolo en la casa….

¿Tiempo de calidad? Creo que lo que hace falta es simplemente tiempo con ellos, de manera que podamos compartir cualquier situación, ya sea una película, una salida, cena y hasta pelea, pues de eso se trata, simplemente la convivencia que en ocasiones es difícil de digerir por lo menos a lo que a nosotros nos corresponde.

Este fin de semana no hicimos lo que esperábamos pero los niños la pasaron bien, con un ¿Tu también vienes mamá? ¿vamos todos? Ante eso a una se le apachurra el corazón, lo toma y hace un esfuerzo para compensar esa falta…

 

¿Ustedes han tenido que explicar la conciliación a sus hijos? ¿preguntan por el tiempo sin su mamá/papá? ¿De qué manera ellos concilian, lo que nosotros hablamos tanto de conciliación?

 

Gracias por sus comentarios y formar parte de este blog.

Share This:

Febrero 27, 2017

La conciliación de los niños

Se habla mucho de nosotras como madre o padre y la conciliación, pero existe también la contraparte y esta es de los pequeños. Aun estando en casa y con un tratamiento bastante pasado desde hace tiempo, no podría decir que disfruto al 100% de mis hijos; por otro lado el […]
Agosto 21, 2015

La infelicidad que trae tener un hijo

  Me topé con este texto en la red, de CNN expansión y me pareció asombrosa la idea de “infelicidad”, “maternidad/paternidad”, “estrés”, “trabajo y muerte” todo en una misma frase, haciendo alusión que el convertirse en padres causaba más estrés que la pérdida de trabajo o una muerte. Se me […]
Junio 24, 2015

Queridas mamás, queridas futuras mamás, queridas mujeres, queridas todas,

Nuestra sociedad ha cambiado con el paso de los años y si hoy podemos dar un respiro, voltear hacia atrás y decir, hoy yo soy una mujer empresaria, ama de casa, estudiante, doctora, etc., no por qué sea mi rol como mujer sino porque tengo la opción de ser quien […]
Junio 9, 2015

Solo por unas horas….

Segundo raund con la guardería, el más chiquito entra y la más grande sale a la escuela grande….No me es más fácil el separarme de ellos, sigo haciendo las mismas pataletas de cuando mi hija entró….pero ni modo, un mal necesario dicen…. Hoy me quedé un rato dentro de la […]
Febrero 26, 2015

7 vidas

  Hablando un poco sobre la conciliación, se dicen muchas cosas por el momento, el hecho de conciliar más precisamente como mujer y madre, no es que hagamos a un lado a los señores pero no es este el momento de hablar de ellos, aunque también tienen su carga y […]