¿Qué les puedo decir? Es un sentimiento contrariado, por un lado, empiezo a moverme y a regresar a la rutina que tanta falta me hacía, es como sentirse un poco más libre, viva, por decirlo de alguna manera; después de estos dos años tan pesados a nivel personal y físicamente con un tratamiento extremadamente agresivo en todos los sentidos, que espero pronto terminar, para sí llevar una vida “normal”; por otro lado, aunque estoy a medio tiempo esa falta de mis hijos a mi lado es devastadora (ya no recordaba ese sentimiento de falta). Aunque cada mañana me digo a mi misma: sí, es por ellos, más tarde entenderán el por qué mi ausencia, pero la realidad para ellos simplemente papá y mamá no están a su lado y cuando están es para llegar a bañarlos, tomar la leche, etc., etc.…para finalmente dormirlos. Una rutina, sí eso, y finalmente no son los momentos más apreciados por mis hijos, las mañanas y las noches son eso, la rutina para ir a la escuela o dormir, no hay tiempo de juego, aunque algunas cosquillas y un libro para leer e interpretar en un teatro abierto que se crea antes de dormir tiene cabida en “nuestro momento” para antes de dormir; pero esas horas son cuando más cansados están y yo de igual manera, haciendo la cosa no tan simple para ambos casos.

 

Mi trabajo me gusta, después de mucho tiempo de ausencia, hay equipo nuevo y yo lo veo como un desafío personal el simple hecho de retomar las actividades (que no han sido fáciles, pero eso mismo me alienta hacia adelante) y ponerme al corriente con las nuevas reglas del juego y agarrar el toro por los cuernos, realmente ha sido una grata sorpresa el regreso.

Hablando de conciliación, lo pude vivir nuevamente; ya había pasado durante un tiempo después de haber tenido a mis hijos, y el hecho de dejarlos así tan pequeñitos era una falta que llegaba a asfixiarme. Ahora es distinto, son un poco más independientes, pero aun así son mis bebés, eso no lo puedo negar y me hace recordar como hace unos años me era tan difícil, supongo que en estos momentos ya puedo explicarles y tratar de que entiendan de alguna manera los nuevos cambios en casa, pero ese sentimiento de culpa te rodea como pajarraco al redor de la cabeza.

 

¿Mi primer día? Uffff sí que fue complicado; salgo muy temprano de casa, así que la noche antes preparo sus mochilas con el lunch del día, ropa y algún extra que pida la escuela (un poco para ayudar al papá que también tiene horarios de 48 horas casi), todo esto lo hago corriendo pues el reloj no da tregua y las horas de sueño son preciadas. El día empieza a las 5:30 para mí, me despido del súper papá que se lleva todas las estrellas y me voy corriendo a eso de las 6:40 para no perder el tren que hace alrededor de 1 hora con 45 minutos, llego justo a la hora del trabajo y ocho horas después regreso para llegar a casa a las 7 ó 7h30 dependiendo de los “atrasos” de la compañía ferroviaria que cada vez son más frecuentes y nada romántico como lo muestran en las películas, en resumen salgo de noche y regreso de noche….pero al llegar a casa me encuentro con dos pequeños gritando al unísono “mamáaaaaaaaa” para llenarme de besos y contarme su día y los chismes de la escuela….este momento es el mejor de todo el día, ya después es otra cosa pues rápidamente entramos a la rutina para ir a dormir a una hora decente y prepararse para el otro día…

Trabajar y ser mamá; pareciera que es incompatible y hasta absurdo, pero esto es lo que nos toca en estos tiempos; una se adapta y hacemos hasta lo imposible por estirar un poco los minutos…que más quisiera poder trabajar desde casa…aunque de cierta manera siempre estoy haciendo algo; que si estoy en una formación, el blog, alguna asociación, en muchas cosas podría decirse; siempre me encuentro con miles de proyectos pendientes, qué les digo siempre he sido así, pero en este caso, con ellos y hasta los hago participar en cuanto se trata del blog o alguna actividad extracurricular para que los pequeños, que tienen tanta energía, estén a mi lado mientras “trabajo en casa” y bueno eso de la energía, la verdad es que no sé si me la roban o es cosa propia de la edad.

 

Y pues esta es la historia, el trabajo versus la vida hogareña….para el resto del mundo me imagino que es igual, aunque me siento afortunada de todo lo que he podido lograr; como expatriada creo que hay mucho que hacer en cuanto a conciliación, no nada más por ellos sino por nosotros mismo.

 

Los invito a seguir este debate de conciliación como en el que les hablo Aquí, desde el punto de vista de nuestros hijos para extender un poco más el tema con sus anécdotas, o ideas para mejorar el mundo de nuestros niños que deben de lidiar con compromisos de adultos, también pueden ver mi participación con el mismo tema en el blog de El blog de Paco por si les interesa unirse a la causa.

 

 

Gracias por leerme y como siempre es un placer saber de ustedes, pues este blog es parte de una comunidad cada vez más grande. No olviden comentar al final del texto y compartir; eso siempre es un plus y me llena de emoción ver mi blog en otros lugares y conocer parte de sus vidas en esta etapa de maternidad/paternidad.

Share This:

octubre 23, 2017

Mamá regresa al trabajo

¿Qué les puedo decir? Es un sentimiento contrariado, por un lado, empiezo a moverme y a regresar a la rutina que tanta falta me hacía, es como sentirse un poco más libre, viva, por decirlo de alguna manera; después de estos dos años tan pesados a nivel personal y físicamente […]
octubre 20, 2017

¡El pequeño entra a la escuela grande!

Hay mucho que tengo que platicarles en México, de las largas vacaciones que tuvimos por allá, los niños y yo, desafortunadamente todo va pasando tan rápido y yo entré a trabajar a un supuesto medio tiempo convertido a tiempo completo que bueno no hay tiempo de nada.   Esta entrada […]
octubre 18, 2017

Los terribles dos y tener una hermana de cuatro

Pues sí, pensaba que se me escapaba esa, y no, para nada, al contrario, creo que ha tomado fuerza como una bola de nieve; ¿será que copia y aprende de la hermana? No lo sé, pero lo que sí es seguro es que a pesar de que es un niño […]
octubre 13, 2017

Aventuras de una noche de otoño

Como saben, los niños lo pidieron, lo quisieron y ahora duermen juntos en un solo cuarto; pueden ver la entrada de:  Del odio al amor hay solo un paso…..pues esa es la primera parte de todo el ajetreo, ¡pero claro! Además de que están ya en la misma escuela, comparten […]
octubre 9, 2017

¡El pequeño entra a la escuela grande!

Hay mucho que tengo que platicarles en México, de las largas vacaciones que tuvimos por allá, los niños y yo, desafortunadamente todo va pasando tan rápido y yo entré a trabajar a un supuesto medio tiempo convertido a tiempo completo que bueno no hay tiempo de nada.   Esta entrada […]
septiembre 29, 2017

Regreso de las vacaciones en avión (Niños pequeños)

Pues sí, las vacaciones terminaron para nosotros, unas muy largas vacaciones debo de decir; dos meses en mi Tierra Santa con familia y amigos ¿Qué más puedo pedir? La realidad es que fueron muy divertidas y descansé lo necesario para poder poner todas mis fuerzas al regreso que le tenía […]
agosto 31, 2017

Niños bilingües

Hay tantos mitos sobre niños bilingües, este tema “tabú” que acabaría haciendo una enciclopedia entre mis aventuras y recomendaciones de expertos, pero lo que si puedo decir algo más tangible es como decidimos educar a nuestros hijos en un país que de por si ya tiene tres lenguas; hablo de […]
agosto 27, 2017

Los terribles 2 y 4 que se convierten en 6

Estos últimos días han sido de vaivén entre que trato de incorporarme a la realidad en cuanto a lo que puedo y no hacer físicamente con ellos y sobre todo que paso más tiempo con mis hijos y trato de aprovechar cada momento de risa y asombro y ese francoespañol […]