Cuando hablamos de los terribles dos, siempre recuerdo a mi hija con sus primeras pataletas, que, afortunadamente se detuvieron a tiempo, tuve suerte pues su primer berrinche tal cual, en el suelo, era de noche así que le dije: ok, ¿Quieres dormir en el piso? Así que apagué las luces y no le hice caso y me fui a unos metros donde no me viera y listo; no supo que hacer y ahí terminó el berrinche….Que si son más “intensos”, claro, pero nada que no se pueda controlar, así que con la llegada de mi segundo hijo, me dije que ya no me agarraba por sorpresa, pues era “bimadre” y experta, oigan! Hasta blog tengo y un montonal de libros (que soberbia la mía, o mejor dicho que ingenua me vi)….

 

Pues los terribles dos de mi hijo, están al 100, y de qué manera, no hay quien lo detenga con su media sonrisa cautivadora y carita de “yo no fui” es un poco más afortunado, puedo decirlo. Ahora que acaba de entrar a la escuela, maternal y a una clase de la hermana mayor uffff lo que no le dejan hacer parece que se desquita al llegar a casa….

Imagínense que, la mayor (Laïyna) nos cuenta los chismes del hermano, y entre tanta cosa la mejor (o peor) fue que, en media pelea con otro niño, la maestra trataba de separarlos cuando mi angelito se le ocurrió, que de paso le daba un manotazo a la miss ¿What?!, mi hija nos dijo que la maestra lo había puesto en el rincón durante el almuerzo para que comiera solo…y pues cuando le pregunté simplemente dijo que no, claro. Todo esto se confirmó y Marek simplemente se fue detrás de las piernas del papá mientras hablaba del tema con su maestra.

¿no es verdad que, a esa edad las maestras son “el todo poderoso”, lo que la miss dice es la ley? ¿me equivoco?

 

Otra es que, por las noches, se arma tremenda fiesta en el cuarto de mis hijos y esta puede durar hasta las 11 o más sino se hace algo. Están en el mismo cuarto por petición, (pueden leer aquí como llegamos a esto) pero si les puedo ser sincera, empiezo a dudar si es lo mejor…Los Reyes traerán camas pues les gusta dormir juntos y mi pequeño se ha vuelto un escalador estrella para pasarse a la cama de la hermana…mientras los veo les digo por el walkie talkie “Si no te veo en la cama vas a ver…”. En menos de medio segundo está en su cuna pecho tierra como si nada…me la paso corriendo escalera arriba, escalera abajo….

 

Desde que entró a la escuela, hace cosas que jamás había hecho como romper cosas, entre ellas los libros, que si algo he hecho desde que son pequeñitos es enseñarles a cuidarlos y quererlos; le encanta verlos y que se los lea o enseñe, pero si me distraigo no les digo que puede pasar, ya saben, y esto nunca lo había hecho hasta ahora, así que le tocan los libros casi irrompibles y aun así hay accidentes…

 

¿Berrinches? Ufff hasta gritos, el “tiempo fuera” para el simplemente no existe, tienes que estar con él o de plano dejarlo en su cuarto hasta que se calme, tiene un carácter fuerte y coqueto difícil de controlar y creo que este es solo el principio; pues además de que la hermana le “recomienda” y echa la culpa; no sé si también sea el hecho de que sea niño y el segundo ¿Puede ser? Todos me habían advertido que los niños tienen más “energía” y los segundos bebés en casa aprenden rápido siguiendo los pasos del primero….la verdad nunca lo creí, pero ahora me encuentro en medio de un segundo “Terribles 2” que nunca me hubiera imaginado.

Para todo esto, le explico, le hablo, le trato de hacer entender; en fin, mil cosas. Lo que sí debo admitir es que es el más cariñoso niño del planeta, sus besos son la alegría absoluta, con esa sonrisa que tiene estampada y cuando te ve desde lejos corriendo a brazos abiertos…no hay palabras.

 

Tampoco es que sea todos los días, pero hay veces que me hace ver mi suerte.

 

Y bueno esas sorpresas de mañana que son para congelar el corazón de una madre se las dejé para el final:

 

Imagínense que, en la mañana, temprano, oigo que se levantan, y están en su cuarto jugando; ¡bien! Uno minutos más de calma, más tarde les oigo que empiezan a pelear, así que me levanto y voy a su cuarto, cuando entro veo, o más bien ¡no veo a nadie!, casi me da algo….bajo las escaleras corriendo y estaban peleando en la sala…..La primer pregunta casi con el corazón en la garganta fue ¿qué hacen aquí y como bajaron?! Mi amorosa hija, muy orgullosa explica que habían puesto un banco, para saltar la barrera de las escaleras en el primer piso de la casa (no quiero ni imaginar lo que hubiera pasado) y que luego bajaron para jugar y dejarnos dormir. Maravilloso ¿verdad? Yo creo que es de los sustos más grandes que me han dado a dos….

 

¿ustedes piensan que esto es una cuestión de género? ¿los terribles dos son peores para el segundo? ¿tienen alguna anécdota para compartir?

La primera parte del video….digo ya que llegamos hasta aquí….

Gracias como siempre

Share This:

noviembre 13, 2017

Los terribles terribles 2, al máximo (quiero pensar que hasta aquí llega)

Cuando hablamos de los terribles dos, siempre recuerdo a mi hija con sus primeras pataletas, que, afortunadamente se detuvieron a tiempo, tuve suerte pues su primer berrinche tal cual, en el suelo, era de noche así que le dije: ok, ¿Quieres dormir en el piso? Así que apagué las luces […]