Fue uno de los grandes en el medio de la bande dessinée (BD) en Bélgica. Uno de los últimos gigantes como se le conoce en el medio.

Su carrera comenzó al entrar al periódico de Spirrou a sus 22 años, rápidamente se hizo conocer por su originalidad trabajando en un bestiario con pretexto pedagógico, más tarde sería reconocido por algunos especialistas en la materia como uno de los mejores ilustradores del mundo.

Una de las cosas que lo hacía remarcar era su mundo feérico y fantástico; uno de sus trabajos más conocidos es el de haber dado otra cara y dimensión a las fábulas de La Fontaine (entre otros muchos trabajos) y lo más increíble de todo es que fue autodidacta, nunca llevó ningún curso de ilustración o algo que hiciera referencia.

 

Algunas de su obras más conocidas son estas:

 

Le tengo cariño a este artista, ya que mi hija lleva el nombre de una de sus BD: Laïyna, escrito tal cual como el artista lo había inventado, que si bien es un nombre que de distintas maneras podemos escribir y encontrar en distintas partes del mundo, nos cautivó desde el inicio las maneras de Hausman, Laïyna, la guerrera.

 

Laïyna quiere decir para las culturas árabes pequeña palmerita, para los escandinavos: rayito de sol y su traducción en un nombre castellano es Helena.

 

Tuvimos la suerte de haber conocido a Hausman; aunque fue una entrevista breve, rápidamente sacó sus pinceles y ofreció a la recién nacida un par de dibujos festejando su llegada, con una risa entre dientes y sorpresa en sus ojos al escuchar Laïyna, con “i” latina con diéresis e “y”.

 

hausman-rene-1936-belgium-laiyna-2575765

Este pasado 28 de abril dejó sus pinceles, hoy al mirar el cielo veremos otra estrella más, adiós y hasta luego querido Hausman.

 

 

 

 

 

 

Share This:

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz