Son de esas recetas que nada más de imaginarlas se te hace agua la boca; esta es mi versión pero pueden variar las cantidades de avellana y almendras o bien solamente hacerla de avellanas.

IMG_0791

 

Ingredientes:

 

300 gr. De avellanas.

300 gr. De almendras enteras.

400 gr. De azúcar refinada.

100 ml. De agua.

 

Preparación:

 

En una recipiente poner el agua y el azúcar a fuego bajo hasta que se disuelva por completo el azúcar; una vez que se hace un jarabe poner las avellanas y almendras y remover envolviéndolas con el jarabe. Esto es por tan solo unos minutos, veremos que el color empieza a cambiar al de un color cafecito y las almendras y avellanas estarán parcialmente cocidas, una se da cuenta de que está listo pues desaparece casi por completo el almíbar; cuidar de no quemarlas pues es fácil cuando se trabaja con el azúcar.

 

Ya para este punto la casa entera se impregna de un olor ¡delicioso!

 

Dejar enfriar. De ser posible en una plancha, sino lo dejamos a que enfríe por completo en la cacerola en donde hicimos la mezcla.

 

Cuando está totalmente frío hay que romper pequeños pedazos y moler hasta obtener una harina fina, muy fina. Ojo: hay que hacerlo de poco en poco para que el aparato no se sobre caliente.

IMG_0793

Esta harina poco a poco se va a ir convirtiendo en una pasta para untar, también podemos dejarlo en pequeños pedazos, esto es al gusto de cada quien.

 

En mi caso me gusta dejarlo en pequeños pedacitos y utilizarla como relleno para pasteles o acompañar un helado, tiene un sabor fino y la textura crocante contrasta con las del pastel o helado.

 

Como ven es una receta muy sencilla que da una completa explosión deliciosa en el paladar y en todos los sentidos que encanta a chicos y grandes.

 

¡Buen provecho!

 

 

Share This:

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz