En el inicio de los tiempos cuando el mundo empezaba a organizarse, había un enorme árbol, era un Sauce, aunque en esa época era tan frondoso que desde su interior apenas se podía ver uno que otro rayito de sol. Este imponente árbol era el orgullo de la tierra, sus ramas daban cobijo a distintas especies, sus frutos daban comida a toda la región, la sombra era una noche estrellada por las hojas que al moverse danzaban para deleite de quien estuviera debajo del sauce.

 

Pero este grandioso árbol, no estaba contento, se la pasaba llorando, día y noche sin parar, no había nadie que se atreviera a preguntar sobre el drama que le atormentaba.

 

Un día, cualquiera, un pajarito salió de su nido y se le quedó mirando durante horas sin moverse, casi como una estatua….después de mucho meditar le preguntó al sauce el motivo de su lamento y este le respondió: “llevo años aquí, sin poder moverme, quisiera conocer el mundo y ver con mis propios ojos lo que pasa allá afuera”.

EL pajarito meditando la respuesta le dijo: “Creo que puedo ayudarte; vamos a hacer esto: voy a llevarme tus semillas y a plantarlas por todas partes del mundo, así podrás conocerlo y deleitarte con cada paisaje”

 

Por primera vez, el enorme árbol dejó de llorar y aunque incrédulo, asintió con una leve sonrisa.

 

El pajarito voló durante toda su vida por todo el mundo plantando las semillas del sauce, que a su vez veía por medio de ellas cada lugar nuevo que le presentaba su amigo el pajarito.

 

Nunca más se escuchó el lamento del gran árbol, pero el bello árbol cambió; sus ramas se hicieron largas y caídas como un recordatorio de sus lágrimas y la leyenda del sauce llorón que quería conocer el mundo.

Share This:

Junio 20, 2016

El sauce llorón

En el inicio de los tiempos cuando el mundo empezaba a organizarse, había un enorme árbol, era un Sauce, aunque en esa época era tan frondoso que desde su interior apenas se podía ver uno que otro rayito de sol. Este imponente árbol era el orgullo de la tierra, sus […]
Mayo 30, 2016

La sandía azul

María le encantaba esta época del año; cuando empezaba hacer un poco de calor era momento de poner a germinar las semillas que como tesoro guardaba…no le gustaba mucho esperar, por ejemplo los tomates tardaban tanto en despertar que podían pasar hasta dos semanas, pero aún así plantaba en su […]
Mayo 17, 2016

El elefante rosa y sus alas de mariposa (150 palabras)

Agua, ojos, secreto   El agua de la cascada de cristales dorados caía haciendo una música alucinante; todo aquel que pasaba por la montaña encantada se dejaba llevar con ese vaivén de notas melodiosas que hacían de las personas felices con tan solo sentir su eco…. La pequeña sirena de […]
Abril 18, 2016

Noches sin cuentos antes de dormir (150 palabras)

Letras, colores, pinza   Habían habido una fuerte tormenta en la comarca, ya no se leerían cuentos por un momento, las hadas de las historias mágicas tenían tanto trabajo, pues las letras habían perdido sus colores y formas, que fuerte lluvia esta, si los niños dejan de leer esto se […]
Abril 4, 2016

La ardilla que quería todo

Como todos los cuentos, este no es la excepción, empieza hace mucho, mucho tiempo en un bosque encantado detrás de una roca, cerca de un río de plata que cantaba con la luna. En ese bosque vivía una hermosa ardilla de tonos rojizos, una bella ardilla que era bien conocida […]
Marzo 21, 2016

El castillo en la punta de la montaña morada (150 palabras)

Estrella fugaz, princesa, mago   Hace mucho tiempo, en un pequeño castillo en la punta de una montaña morada, vivía una princesa que le encantaba mirar las estrellas; un día sin más, fue a ver al mago de la torre y le preguntó qué cómo podía tener una; que le […]
Marzo 14, 2016

Luces en el cielo (150 palabras)

Grúa, bicicleta, papelera   La pequeña Laura después de mucho tiempo había descubierto que con ayuda de una grúa podía alcanzar las estrellas y llenar los árboles con ellas como si fueran flores y hasta llevarse unas para adornar su casa. Todas las tardes antes de caer el sol. Tomaba […]
Marzo 7, 2016

Camila (150 palabras)

Letra, vestido, caja   Camila había encontrado en su jardín una pequeñita caja con su nombre escrito en la tapa: C-A-M-I-L-A, deletreaba cada letra en voz alta, mientras pasaba su dedito en cada una de ellas; al abrir la caja encontró un pequeño pañuelo color rosa, que jalaba y jalaba […]